22 de julio de 2024

Fachada modificada en el número 5 de la calle Esgrima | xLavapiés

En el local bajo derecha del número 5 de la calle Esgrima donde hasta hace una semana había una ventana hoy hay una puerta. Modificar la fachada de un edificio del viejo Madrid es casi imposible si se quiere hacer con permiso y, sin embargo, es algo que ocurre continuamente y sin consecuencias para quienes se saltan las normas que lo prohíben.

Cuentan los vecinos del citado inmueble que cuando vieron que se estaba abriendo un hueco a la calle desde el antiguo comercio avisaron a la policía pero que, aunque aquel día se paró la obra, al siguiente la puerta ya estaba colocada.

Desde la Agencia de Actividades del Ayuntamiento de Madrid indican que la apertura de la puerta está autorizada y que contaba con un informe favorable de la Comisión Local de Patrimonio. Sin embargo, la comunidad de propietarios de Esgrima 5 no ha dado su consentimiento, algo que, según la Ley de Propiedad Horizontal, es necesario para este tipo de actuaciones, además de la licencia municipal.

Apertura de una puerta en la fachada de Esgrima 5 donde antes había una ventana | xLavapiés

ALQUILER TURÍSTICO ILEGAL
Se da la circunstancia de que los propietarios que han modificado la mencionada fachada regentan ilegalmente un piso de alquiler turístico que está situado sobre el local en remodelación. Los vecinos sospechaban que los propietarios habían unido ambos inmuebles tocando sin consentimiento de la comunidad el forjado común, algo que xLavapiés ha podido constatar esta mañana al ver cómo una escalera conduce desde el bajo a la primera planta. El local se está acondicionando como una especie de recepción, con entrada independiente, del negocio de alquiler turístico.

Los vecinos llevan meses soportando las obras y dicen que en más de una ocasión sus casas temblaron llegando a temer un derrumbe.

“Las autoridades tienen constancia tanto de la modificación de fachada como de la actividad de alquiler vacacional que estos propietarios realizan pero denunciamos y parece que no sirve para nada. Nos sentimos impotentes ante el descaro y la impunidad con la que actúan en Madrid quienes se saltan la ley”, concluyen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *