22 de julio de 2024

Edificio de Tribulete 7 | Foto: XLAVAPIÉS

En el edificio del número 7 de la calle de Tribulete viven 54 unidades familiares, todas ellas de alquiler. Hace pocas semanas se enteraron por casualidad -gracias al Sindicato de Inquilinas y a los medios de comunicación- de que la junta de accionistas de la socimi (Sociedad Anónima Cotizada de Inversión Inmobiliaria) Elix Rental Housing acababa de aprobar una ampliación de capital para la compra del inmueble en el que habitan, propiedad ahora de cuatro nietos del que había sido su casero -ya fallecido-, Emilio Bonet.

Desde ese momento su vida dio un vuelco: de materializarse esa operación, algo de lo que no tienen aún constancia, significará en la práctica que sus días como inquilinos del citado edificio están contados. Bien lo saben los habitantes del número 22 de la calle Galileo, en el distrito de Chamberí, adquirido el pasado 31 de octubre por la misma empresa y a los que ya se les ha comunicado, a través de burofaxes de desahucio, que deberán abandonar sus viviendas según se les vayan acabando los contratos de alquiler que tienen en vigor. En ningún momento se les habría ofrecido la posibilidad de diálogo, según han manifestado los afectados, si bien Elix asegura “haber contratado a una empresa de mediación para atender individualmente cada caso”, informa El Periódico de España.

El negocio de Elix Rental Housing consiste en adquirir edificios con un único propietario situados en zonas céntricas, echar a los inquilinos, reformar los pisos y ponerlos de nuevo en el mercado del alquiler por un precio mucho más elevado del que tenían, si bien desde el Sindicato de Inquilinos también advierten de que las nuevas viviendas podrían tener como destino el alquiler turístico.

En la misma junta de accionistas en la que se acordó la adquisición de Tribulete 7 también se le dio luz verde a la compra de otros dos inmuebles: uno en la calle Boldano, 5 (Ciudad Lineal) y otro en la calle Salvia, 1 (Tetuán).

HACER RUIDO CON UNA SINGULAR PROTESTA

Ante lo que se les viene encima, una operación sobre la que poco se puede decir desde el punto de vista legal, los actuales vecinos de Tribulete 7 tenían dos opciones: aguardar en silencio y con resignación la casi segura llegada del burofax que les invite a abandonar las que hoy son sus casas, una vez consumada la venta del edificio y la puesta en marcha del habitual proceder de la socimi, o airear su situación en busca de incidir en la operación o, al menos, de lograr que los futuros nuevos dueños acepten negociar con ellos su futuro habitacional.

Tras valorar la situación, es esta última opción la elegida por los vecinos, que han organizado una jornada de conciertos de música en sus propias casas para el próximo sábado, 3 de febrero, desde las 14:30 horas, tal y como ellos mismos han hecho público a través de un comunicado que este domingo ha adelantado el medio local Radio Lavapiés: “¿Te imaginas que un edificio de viviendas se convierte en un auditorio por un día? ¿Te imaginas subir un piso y encontrar una banda de cumbia, bajar al patio y encontrar un trío de jazz o bien cruzar el pasillo y salir de un concierto de flamenco para encontrarte con una brass band estilo Nueva Orleans? Eso es lo que pasará en Tribulete 7, en el madrileño barrio de Lavapiés el sábado 3 de febrero del 24, a las 14.30h. Esta acción se llevará a cabo para protestar y dar voz a l@s inquilin@s, que luchan contrarreloj para evitar la compra del edificio por parte del fondo buitre Elix, liderado por el primo de Esperanza Aguirre. Si la transacción se produce, es más que seguro que Elix acabará desahuciando a todos los inquilinos. Los vecinos y vecinas han decidido protestar contra la situación haciendo música, ya que saben que hacer ruido sólo no sirve. Como si del mítico edificio 13 Rue del Percebe se tratara, se ofrecerá en cada vivienda un concierto diferente de forma simultánea. Además, la acción quiere plasmar a través de la música la diversidad y la riqueza del bloque, reflejo del barrio de Lavapiés. En la vivienda de una familia latina habrá un concierto de cumbia, en la de una familia gitana tocarán músicos flamencos, se escucharán músicas balcánicas en la vivienda de una familia del este de Europa, letras de Violeta Parra en otra vivienda, y así suma y sigue hasta completar el repertorio con hasta 9 conciertos simultáneos. Para finalizar, los músicos de estos diferentes géneros se unirán desde los balcones para ofrecer una última pieza musical, para simbolizar esa hermandad entre culturas tan característica del bloque y por extensión del barrio. Se pretende con esta acción llamar la atención de la prensa y señalar una situación que, de producirse, pondrá a muchas familias en situaciones desesperadas, debido al actual precio del alquiler en toda la ciudad de Madrid”.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Radio Tv Lavapiés (@radiolavapies)

 

VECINOS EN LUCHA

“Detrás de las 54 puertas de este edificio hay distintas realidades“, afirma J., uno de los vecinos de Tribulete 7 e impulsor de la jornada musical de protesta del próximo sábado. “Todos los que vivimos aquí estamos de alquiler, pero hay algunas personas con alquileres de renta antigua, otros pocos que apenas hace un año que llegaron y luego estamos la mayoría, inquilinos que hace mucho tiempo que vivimos aquí y cuyos contratos, una vez transcurridos más de cinco años, se van renovando anualmente y que, por lo tanto, seríamos los primeros en recibir unos hipotéticos burofaxes de desahucio de los nuevos dueños del edificio si se consuma la venta”.

“Con la jornada musical del próximo sábado, en la que tendremos actuaciones de una media hora, abriremos el edificio a la prensa, a los políticos y, en la medida en la que sea posible por cuestión de espacio, a quienes nos quieran acompañar. Queremos llamar la atención sobre nuestro caso en particular y, al mismo tiempo, sobre lo que el negocio de este tipo de empresas hacen a la ciudad y a las personas que vivimos en ella”, comenta J., mientras que una pareja que lleva viviendo 12 años y 7 meses en el edificio y tiene 2 niños pequeños escolarizados en el barrio declaraba a Radio Lavapiés, pensando en tener que buscar pronto otro piso: “Ahora mismo Lavapiés a nivel de alquileres está imposible. Poder encontrar algo donde vivir nosotros cuatro supondría pagar entre 1300 y 1500 euros“.

Habla J. de la unidad que existe entre todos los residentes de Tribulete 7 ante el problema que les acecha y de la determinación que tienen para tratar de hacerle frente y que les ha llevado ya a contratar como abogada a Alejandra Jacinto, ex diputada y ex candidata de Unidas Podemos para la Asamblea de Madrid quien, recientemente y tras abandonar la política, ha retomado su vida profesional para ejercer como letrada en el ámbito del derecho a la vivienda.

El inmueble, con mucha más superficie de lo que sugiere su fachada, dada su profundidad, está dividido en viviendas que van desde los 35 metros cuadrados de los interiores a los, aproximadamente, 57 metros cuadrados de los exteriores. Su posible venta también afectará a dos comercios clásicos de Lavapiés, situados en sus bajos, como son Cómics El Coleccionista y Calzados Vinigón, aunque esta tienda, en el barrio desde 1940, hubiera anunciado ya su próximo cierre.

Precisamente, en este último comercio tendrá lugar la última de las actuaciones musicales previstas para el próximo sábado dentro de la jornada de protesta y visibilización organizada por los residentes en Tribulete 7 y que estará protagonizada por La Banda, el grupo que encabeza el actor Alberto San Juan junto a intérpretes de largo recorrido sobre los escenarios: música y más música para llamar la atención, para dar el cante, para amplificar el mensaje de unos vecinos que por voluntad propia no se quieren ir de Lavapiés.

2 comentarios en «54 familias de Tribulete 7 deciden dar el cante ante la inminente venta de sus casas a la socimi Elix»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *