16 de julio de 2024

El nuevo hostel de la calle Sombrerería, situado en un antiguo gimnasio | Foto: XLAVAPIES

En el número 24 de la calle Sombrería, donde durante cerca de 40 años estuvo abierto un gimnasio familiar, de barrio, como el Center Stadium, la cadena Arc House acaba de abrir un hostel de precios bajos y habitaciones compartidas, repletas de literas, en las que pernoctar desde 11 euros la noche un día entre semana y hasta poco más 20 euros por noche en fin de semana (toallas aparte).

Fue el pasado 30 de septiembre la última fecha en la que los socios de este gimnasio pudieron disfrutar de sus instalaciones y clases. Había sido muy poco antes de su cierre cuando, “casi de un día para el otro”, según recuerda uno de ellos, la dueña les había ido comunicando que, muy a pesar suyo, el Center Stadium iba a dar paso a un negocio de hospedaje.

Recuerda este antiguo cliente del Center Stadium que los habituales del mismo eran vecinos del barrio, de distintas edades, que apreciaban la cercanía de trato que en él se ofrecía y el seguimiento que prestaban sus gestores, “tan diferente del que dan las cadenas de gimnasios”.

También recuerda que le sorprendió enterarse del nuevo uso que tendría el local, dado las pocas ventanas con las que contaba y la falta de luz natural que tenía, presuntas trabas que no han echado para atrás a los responsables de Arc House, cadena con establecimientos en Barcelona, Sevilla, Córdoba y uno más en Madrid, en la cercana calle de la Victoria (Letras). 

Literas de una de las habitaciones compartidas del nuevo hostel de Sombrerería | Archouse Pop Art

En Lavapiés, otros ejemplos recientes de lo que decimos, más allá del citado de Arc House y del Center Stadium, se pueden ver en el número 5 de la calle Esgrima, donde lo que fue un bazar está siendo transformado en la recepción de un alojamiento turístico que lleva años operando de forma ilegal, y en la gran cantidad de antiguos bajos comerciales que, en casi cualquier calle y convertidos en viviendas, ahora se ofrecen de tapadillo a ese turismo que no deja de crecer en la ciudad.

También, en las recientemente anunciadas próximas transformaciones en pisos de alquiler turístico de un taller y de una tienda de la calle Ruda y de otra de la calle Santa Ana que, aún funcionando bien comercialmente, deberán cerrar o cambiar de ubicación tras advertirles sus caseros que no renovarán sus contratos de alquiler porque han decidido entregar esos espacios al arte de ofrecer un techo a quienes nos visitan.

Lo cuentan en sus mismas redes sociales La OficialMario Cruz; una, comercio de venta de cerámica al peso y la otra, tienda de moda española. “Cerramos la tienda de Santa Ana 6 (…) La van a convertir en apartamentos turísticos, una faena, pero no se preocupen que estamos buscando soluciones”, se leía en la cuenta de instagram de La Oficial, que se despidió de sus clientes ya este pasado domingo. Por su parte, Mario Cruz publicaba un vídeo advirtiendo de que a su tienda le queda un mes abierta en la calle de la Ruda explicando de esta forma los motivos: “Nuestros caseros han decidido que alquilando nuestra tienda y nuestro estudio en Airbnb ganarán más dinero. En Madrid se están dando cédulas de habitabilidad a todos los locales comerciales que, prácticamente, lo solicitan. Madrid se queda sin locales y los emprendedores como nosotros nos quedamos sin oportunidades”.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por MARIO CRUZ • FASHION BRAND (@_mario_cruz_)

Sobre lo que apunta Mario Cruz de que se están dando cédulas de habitabilidad a muchos locales comerciales que la están pidiendo, el concejal presidente de Centro, Carlos Segura, reconocía hace unos días en una entrevista con el periódico Somos Madrid que las transformaciones de locales en viviendas, la mayoría de las cuales se usan después como pisos turísticos, “empieza a ser un problema en el distrito”. “Yo firmo varios cambios de uso a la semana”, zanjaba el edil que, sin embargo, decía no ser “catastrofista en cuanto a las viviendas de uso turístico”, en general.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *