16 de julio de 2024

Víctor Rey, de la asociación Sol y Letras | @fravm_madrid

Se estrena en el número 38 de la calle de Lavapiés, local de la asociación La Corrala, la Oficina de Información Vecinal de Afectados por las Viviendas de Uso Turístico, que atenderá presencialmente todos los jueves, entre las 18:00 y las 20:30 horas, a quien necesite de sus servicios, y que estará también abierta siempre online a través del correo electrónico oficinaafectadosvits@gmail.com


La Oficina asesorará sobre las acciones que pueden tomar vecinos y comunidades de propietarios ante la proliferación de pisos turísticos ubicados en sus inmuebles y barrios y que, en su inmensa mayoría (95%) son ilegales. Para ello, ha elaborado una batería de recomendaciones y varios modelos de escritos de queja y demanda para ser presentadas ante diferentes organismos con competencias en la materia, como la Agencia de Actividades del Ayuntamiento de Madrid (ADA) o la Dirección General de Turismo de la Comunidad de Madrid.


Detrás de esta iniciativa están las asociaciones vecinales La Corrala de Lavapiés, Sol y Barrio de Las Letras, Las Cavas-La Latina, Retiro Norte y El Organillo de Chamberí, con el apoyo de su federación autonómica, la FRAVM.

“Tanto la Administración regional como el Gobierno local que dirige Martínez-Almeida prefieren mirar hacia otro lado y dejar que las empresas que gestionan las VUT sigan enriqueciéndose, aunque deterioren la convivencia en nuestros barrios, que defender los derechos de la vecindad residente”, denuncian en un comunicado desde la FRAVM.

INFORMACIÓN A LAS COMUNIDADES DE PROPIETARIOS

Desde la recién creada oficina, se anima a las comunidades de propietarios a aplicar el Real Decreto-ley 7/2019, de 1 de marzo, de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler, que les permite impedir la implantación de nuevos pisos turísticos en sus inmuebles e incrementar las cuotas que pagan sus dueños.
“Si una comunidad detecta la existencia de uno de estos negocios en su edificio, sugerimos, en primer lugar, solicitar a la Dirección General de Turismo un certificado de inscripción.


A partir de ahí, si estamos ante un piso turístico, las vías de actuación son múltiples y van desde el registro de comunicaciones a la Agencia Tributaria y de demandas al Servicio de Disciplina Urbanística del Ayuntamiento hasta la presentación de denuncias ante Delegación de Gobierno y de demandas civiles, pasando por el envío de escritos al Defensor del Pueblo o de simples solicitudes de intervención de la ADA o de la Dirección General de Turismo”. La Oficina de Información puede acompañar a los afectados en todo este proceso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *