16 de julio de 2024

Edificio de Tabacalera | Foto: XLAVAPIES.COM

El anuncio hecho público el último día de enero sobre los planes de Cultura de crear un “centro de producción y residencias artísticas” en 21.000 metros cuadrados de Tabacalera no ha sido del todo bien recibido por la asociación de vecinos La Corrala de Lavapiés, que aspiraba a que el ministerio, ahora dirigido por Ernest Urtasun, hiciera un hueco en el edificio al proyecto de un museo sobre Lavapiés, idea que ya presentaron en su día al anterior equipo al frente de esta cartera de Gobierno.

En cualquier caso, desde La Corrala aún se persigue ese mismo objetivo, que partió del recientemente desaparecido vecino y activista Rubén Caravaca y del que, según la asociación vecinal, se hizo partícipe, a través de reuniones, a otras “entidades ciudadanas, incluida la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), grupos municipales, partidos políticos, AMPAS, asociaciones y colectivos culturales, deportivos…”

“Pensamos que un espacio como Tabacalera debe albergar parte de la historia de un barrio con más de 500 años de historia y que Tabacalera no se convierta en algo ajeno al mismo”, indicaban a Cultura en una misiva fechada el 28 de octubre de 2022.

Ese mismo mensaje es el que esperan volver a transmitir en la futura reunión que piensan mantener con los responsables ministeriales, según declaraciones de Manuel Osuna, presidente de La Corrala, a xLavapies.com.

“Que se incluya un espacio expositivo, punto de encuentro, información, documentación y conocimiento sobre la historia y cultura de Lavapiés. En el barrio dieron sus primeros pasos en Madrid géneros como el cuplé y el flamenco. Es una referencia cultural desde finales del siglo XIX hasta nuestros días, incluido el franquismo -donde se desarrollaron algunas de las propuestas más innovadoras-, la transición y, actualmente, teniendo un papel notorio en todo ello los movimientos vecinales, los alternativos, los autónomos, que junto al feminismo y su multiculturalidad han convertido al barrio en una referencia no solo nacional. Fomentar la identidad de barrio en contraposición a la gentrificación. Su memoria como alternativa a la nostalgia que Tabacalera debe reflejar. Por la singularidad del espacio consideramos importante que el mismo también refleje los vínculos entre arte, cultura y movimiento obrero -que empezó a organizarse en la ciudad en nuestras calles-, ante la inexistencia en todo el Estado de un contenedor cultural donde se refleje las aportaciones del mundo del trabajo a la cultura y el arte”.

Cuando el pasado 31 de enero el ministerio de Cultura desveló, mediante un comunicado, los planes inmediatos que tenía para el futuro Centro Tabacalera -“un proyecto que aspira a visibilizar el tejido cultural español”- también indicó que iba a ser una “institución abierta al barrio madrileño de Lavapiés, donde se encuentra”, pero no especificó nada al respecto y en La Corrala hay cierto recelo.

Desde la asociación vecinal se quiere que Tabacalera contribuya “con su desarrollo a corto, medio y largo plazo a recuperar la identidad del barrio, evitando la creación de otro contendor cultural ajeno al mismo, que aumentaría la desigualdad y la expulsión de vecinos y vecinas como por desgracia ha ocurrido y ocurre en muchos otros lugares donde determinadas acciones culturales han arruinado y expulsado a buena parte de su población”.

La asociación también está a favor de que se prolongue la cesión del Centro Social Autogestionado la Tabacalera de Lavapiés y que “una parte del edificio se dedique a actividades propias del barrio (culturales, educativas, recreativas, ocio…) -ante la falta de infraestructuras públicas en el mismo- desarrolladas por entidades, colectivos y personas del barrio, incluyendo la creación de un centro de recursos vecinales a disposición de vecinas y vecinos”.

Según Cultura, el futuro Centro Tabacalera es un proyecto estratégico que supone “el impulso a la creación artística contemporánea, con la reconversión del edificio de la antigua fábrica de tabacos de Madrid, construida a finales del siglo XVIII, en un centro de producción y residencias artísticas, en la línea de otros centros internacionales de larga trayectoria. Se trata de un proyecto dirigido a la reactivación del tejido creativo, promoviendo un espacio de investigación artística e intercambio de experiencias entre artistas, en colaboración también con las comunidades autónomas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *